Si nos amáramos

dialogaríamos,

porque el amor busca la intimidad

y la comunión con el amado.

Si dialogáramos,

nos comprenderíamos,

porque nos escucharíamos

hasta ponernos en el lugar del otro.

Si nos comprendiéramos,

nos perdonaríamos

porque al comprender el dolor

que causan la ofensa y la culpa,

pediríamos perdón y perdonaríamos.

Si nos perdonáramos,

nos reconciliaríamos,

porque el perdón es el puente

por donde cruzamos,

sobre el abismo de las ofensas y las culpas

que nos separan.

Si nos reconciliáramos,

nos amaríamos,

porque solo nos amamos

cuando nos amamos como somos,

y eso es perdonarnos y reconciliarnos

Si nos amáramos . . .

¡Viviríamos tan felices!

 

René Raúl Trossero